83

Di adiós a las moscas de la fruta

Publicado por Trablete a las 20:54 en ,
¿Esas fastidiosas moscas pequeñitas han invadido tu cocina? ¿No hay manera de que desaparezcan? No se preocupe, señora : ) Hoy presentamos el remedio definitivo, natural y no tóxico para erradicarlas.

¿Quién no ha tenido alguna vez la visita de ese insidioso insecto, que viene en manada y luego no quiere irse? Suelen llegar a tu cocina atraídas por esa fruta madura que tienes en el frutero o por un cubo de basura que debería haberse cambiado ya. No te preocupes. Le pasa a todo el mundo, incluso a los Sims.  

En su momento busqué remedios para erradicar las moscas de la fruta de mi cocina, tras fracasar con el insecticida. Busqué en inglés incluso, encontrando lo siguiente:
  • Bolsas transparentes de agua colgando de la ventana: Jamás me he creído ese remedio. Si a alguien le funcionó, que aporte pruebas.
  • Granos de café en un plato: Por lo visto, a las moscas de la fruta les encanta, y también les mata. Sabía que por casa tenía un paquete de granos de café, pero no lo pude encontrar.
  • Plantar albahaca a la entrada de la cocina: No lo probé; era una solución a medio plazo. Si funciona, genial: Tienes remedio, agradable olor y condimento fresco, todo en uno. 
  • Medio limón con clavos de olor pinchados. Lo probé, pero no dio resultados significativos. Una duda que siempre he tenido: ¿Por qué en las recetas de cocina especifican que los clavos sean de olor? ¿Es que hay alguna receta que lleve clavos de acero?
  • Vinagre en un platito: Esto atrajo algunas moscas, pero no acabó con la plaga. En una de las páginas en inglés añadían un poco de lavavajillas para hacerles más difícil volar. El inconveniente es el olor a vinagre cada vez que entras en la cocina.

Y el remedio que me funcionó en pocos días, de manera limpia y sin olores. Se trata de una trampa de fabricación casera. Consta de un recipiente con cebo dentro, y un cono de papel por el que entran las moscas, y del que no saben salir. El funcionamiento es similar al de una nasa.


Con un bote pequeño de especias, papel y cinta adhesiva ha bastado. El extremo estrecho del cono de papel es de algo menos de un centímetro de diámetro: 


Como cebo, he utilizado calimocho. Así, la sociedad moscafrutense puede que se conciencie de los peligros que conlleva el consumo de alcohol. Éste es el aspecto final de la trampa, inocente, pero letal:


También se puede utilizar como cebo fruta madura, cerveza, vino o cualquier líquido dulce. El inconveniente de la fruta es que el espectáculo es un poco desagradable, según decían en algunas páginas. Lo bueno de un líquido es que se ahogan en él. Además, puedes ayudar de vez en cuando agitando el bote. 

3

Reflejos (II)

Publicado por Trablete a las 22:15 en
No pierdo ocasión para hacer fotos de superficies curvas reflectantes. Es algo que me encanta. También gusto de los reflejos en los líquidos; Café, sopa... etc. Lo bueno de estos últimos, aparte de ser comestibles, es que represento lo que me interesa, y no al humano que está haciendo la foto, o en última instancia, a la cámara de fotos. Se puede activar el disparo automático, y evitas salir en ella, pero de la cámara no te libras:


Esta foto la hice en una tienda de menaje pijo. Es una cafetera superosea , que ha permitido aumentar mi frente a límites inhumanos.

El problema de salir en la foto lo resolví por casualidad en casa de un colega. Simplemente, pones el flash, y donde estabas tú sale un círculo de luz:


Yo soy el de las chanclas. El anonimato está asegurado con esto del flash.

Este tipo de superficies están por todas partes. El truco está en tener la cámara encima. El otro día hablaba con una amiga de la posibilidad de tener siempre una cámara en el coche, que no sea muy buena para que, si te robasen abriesen el coche, no te diera pena su pérdida. Lo importante son las fotos, así que recién hechas las fotos, las descargas y devuelves la cámara al coche. Otra cosa más para cuando sea rico, junto con el saxo midi.

A lo que voy. En una de esas ocasiones que tenía la cámara encima, hice esta foto:


Era en una tienda de ropa (¿en serio?). Las cámaras de seguridad las tenían en estas cupulitas de unos 60 cm. de diámetro. Se pueden ver las otras cámaras en la parte superior, y al iluminado en el centro.

Una mañana había sacado la cámara para hacer una foto de un árbol que hay en un acceso de la TF-1; Siempre se forma cola y dispones de unos segundos, antes de que el de atrás te toque la pita. A la vuelta, antes de subir al coche, vi una moto aparcada, y aproveché para hacer esta foto:


La foto es sin flash y, milagrosamente, no salgo en ella. Debe ser porque estoy situado en la periferia, tanto como para desaparecer. Me gusta porque salieron dos reflejos por el precio de uno, y con distinto grado de curvatura.

Mi Propio Pastito Interior