2

A pluma

Publicado por Trablete a las 18:13 en , , ,
Para el cumpleaños de mi mujer, entre otras cosas, le cayó un juego de tres plumines. En un principio pensé que eran todos para zurdos -de ahí lo especial del regalo-, pero se trataba de uno de punta recta para zurdos, con una levísima inclinación hacia la izquierda, uno para dibujo, y uno flexible para caligrafía inglesa. Yo no hago caligrafía, pero sí que dibujo, así que pedí un palillero para enganchar el plumín, cogí mi bote de tinta china, y me puse a ello.


Primero probé con la de dibujo, y me sorprendió el detalle al que se puede llegar, lo finas que puedes hacer las líneas... me recordó a los grabados antiguos sobre anatomía. También me sorprendió lo que puede llegar a durar una carga de tinta. Tiene su encanto eso de ir mojando la pluma a ratos.























El ojo y el recipiente fue lo primero y lo segundo que hice. También probé a escribir, pero no deslizaba muy bien.


La neurona es fruto de una mancha de tinta que me cayó.


Una vez hice un diseño para una tarjeta de una cerrajería, y fue algo en esos términos, con un perfil tomando la forma de la portada del Tubular Bells. Lo de Tubular HEBells es un chiste con los perfiles HEB, que son los que tienen forma de H.

Después de un rato haciendo el tonto con la pluma, decidí probar con la de escritura. Claro, había que escribir algo... pero, ¿qué? Pues una frase oída en ese momento, un aviso para niños en peligro, y lo que en ese momento se me pasaba por la cabeza. El ladrillo de tres patas© lo había dibujado poco antes.























Poco después probé a dibujar con ella (hice esa especie de lápida rechoncha), y me gustó mucho más que la anterior. No sólo por la anunciada flexibilidad, sino porque se pueden valorar líneas -dibujar distintos grosores- mucho mejor.


La circunferencia del aparato de medir ése es casi tan pequeña como una moneda de 2 €. Aún así, pude dibujar pequeños números.



Aún no logro que me salgan bien los icosaedros. En cambio las máquinas dibujantes, sí.

El alzado del tejado (a la derecha) lo hice con la pluma de dibujo, y la sección, con la de escritura. Qué mejor motivo de dibujo que uno que te sabes de memoria, ¿no?  

Más cosas para probar, con mancha aprovechada otra vez.

Edificio con cristales delante -todo un clásico. Éstos los hacía a boli en el instituto. Dibujas algo en flojito, añades cristales, y repasas por fuera. 
A propósito del álfil, mientras lo hacía me vino a la cabeza un peinado femenino que está de moda, consistente en un moño alto y apretado, como la bolita del álfil. Vi a mi cuñada con ese moño, y casi le pido una foto con la cabeza alzada y la boca entreabierta.


Probé con los nudos celtas, tal y como hago a lápiz, pero no resulta muy bien, porque se ven todas las líneas, como en el de la derecha. El hueco es un poco raro, porque iba a ser de tres cuadritos, y centrado, pero he estado probando, y los huecos de número impar no funcionan. Probé aumentando por debajo, y ni de esa manera. Así que reduje el hueco, y cerró.
El de la izquierda quedó más limpio porque no pasé todas las líneas, sólo la central, y fui dibujándolo poco a poco.  



Estuve mirando todos los libros de Quino que tenemos (menos el Todo Mafalda), para ver cómo se las arreglaba para texturizar, y así me salió el árbol y el objeto al lado de la r. Me resisto a llamarlo lámpara, porque tuvo origen en un pétalo de rosa que había en la mesa. 


Me encanta como texturiza Quino. Intenté hacer una nube como las que él hace, pero terminé recargándola y quedó en una nube de tormenta.


La taza de mimbre está inspirada también por los libros. Mientras hacía la fogata me preguntaba en la contradicción de sombrear unas llamas. Luego intenté hacer un icosaedro, pero sin éxito, así que lo reaproveché para hacer un virus, pero me dio pereza dibujar tantas patas, y se quedó en mecanismo unípedo. La especie de pato con un hatillo detrás nace de una mancha de tinta, por supuesto.


Finalmente, les presento a la clave de Sol divertida, y a la clave de Fa violenta. La primera es una idea para un dibujo que hice a una amiga hace unos años, y la segunda es nueva por mi cabeza. Bienvenida.  

0

No me gusta el country, pero...

Publicado por Trablete a las 23:22 en
...he de confesar que no le hago ascos.

Mi clasificación de la música es, de mayor a menor preferencia:

  • Me compro el disco. E incluso voy a sus conciertos.
  • Me la descargo o escucho en internet. Junto a la anterior, conforma la música que me gusta.
  • No me la descargo. Aquí entra el country, la música disco, las zarzuelas...
  • No me gusta. Y punto.

Una vez fui a casa de un colega y, curioseando sus discos, vi una caja de unos 10 CD de música country. Y me pareció peculiar. No sabía que le gustase el country. Claro, nadie va por ahí diciendo ¡eh, me gusta el country! 

El primer ejemplo de que existían canciones de ese género que podían gustarme proviene de Dave Carrol, y tiene su origen en un viaje en avión en el cual su guitarra queda dañada por el maltrato que sufre el equipaje a manos del personal de tierra. Éste se queja a las azafatas, que le dan largas, así como la compañía posteriormente. Tras una frustrante lucha para que le pagaran su flamante guitarra Taylor de 3500 dólares, llegó a decir a atención al cliente que haría una canción contando toda la historia, pero en vano. Aquí tenemos el vídeo, en el que le dan un toque de humor a la historia:

Dentro de un rato auguro un Uniteeeeeed cantado al azar...

En orden cronológico, la segunda canción que me hizo darme cuenta de que tal canción estaba guay (y era country, cielos) se llama I like guns, de un tal Steve Lee, un señor australiano que creció en el outback. Desde su niñez, ha estado rodeado de armas; él no sabía que había gente que no tenía armas. Las armas siempre han formado parte de su vida, le encantan, y lo plasma en este vídeo:


El tema pertenece a un disco homónimo, en el que todas las canciones tratan del amor a las pistolas, revólveres, rifles, fusiles y todas las armas que caben dentro de la traducción de gun. 

La tercera canción hacía bastante tiempo que la conocía, pero no había caído en que era country. Se trata de Me and Bobby McGee, cantada por Janis Joplin:

Me And Bobby Mc Gee by Janis Joplin on Grooveshark
La transcripción de la letra es muy graciosa, pues siempre incluyen tooodos los nananá nanananá nananánana...

En el mismo disco, un recopilatorio, conocí también Summertime, y me sigue gustando más su versión que la de Sinatra u otros señores (y señoras) en blanco y negro. En fin. A lo que íbamos. 

Hace relativamente poco, oí en la radio unos comentarios a Me and Bobby McGee, en los que clasificaban al tema como perteneciente a la música country, y me quedé pensando... joder, es verdad. Toda la vida (bueno, desde segundo de carrera) gustándome el tema, y ni me había dado cuenta. 
Lo primero que nos llamó la atención de la canción, de la cual se colige que Bobby era un tío genial, era su autor, Kris Kristofferson. En aquellos tiempos no sabíamos que Bobby era un nombre utilizado tanto para hombres como mujeres, de hecho se hizo aposta. En este articulo lo cuentan bastante bien.

Tiempo después, conocí unos discos que recopilaban canciones de las pelis de Disney, centrándose en distintos estilos musicales, los Disney adventures in... Tengo por aquí de jazz, bossa nova, samba y blue grass, que es ese estilo derivado del country, el de los duelos de banjo. A raíz de escucharlo, he terminado por poner en ocasiones el estilo ese en una radio online, como animada música de fondo para trabajar, y es una risa.

Estaba buscando un enlace al Disney adventures in bluegrass, pero encontré otro disco con versiones bluegrass de canciones de Disney. Parece que tiene éxito la fórmula.

0

Mech para elefantes

Publicado por Trablete a las 21:36 en ,
Un Mech es un robot gigante pilotado por una persona en su interior, como Mazinger-Z o los Power Rangers. Y un elefante es un mamífero cuadrúpedo  de gran tamaño.

La otra noche se me ocurrió qué tal quedaría uno de esos Mech si sustituyésemos al piloto por un elefante. Por supuesto, el engendro mecánico tendría forma de elefante:


Su tamaño ascendería a ocho veces el tamaño del piloto, unos 50 m de largo por 30 m de alto. La sala de control estaría en la cabeza, provista de amplias ventanas, los mecanismos de control, y un cuadro de mandos transparente y táctil para accionar con la trompa: 


Tendría un casco para controlar los movimientos de la cabeza, otros para mover las orejas mecánicas, y uno para cada extremidad:

Lo que no me queda claro es si el elefante hace ese último movimiento, y la maquinaria lo reproduce, quedará aún más inclinado, y se caería. Quizá la sala debiera quedar siempre en horizontal, o sujetar al elefante.

Estas máquinas suelen estar armadas exteriormente, pero aquí vamos a confiar su poder destructor al simple paso por un lugar. Y si las cosas se ponen feas, con la trompa, las patas y los colmillos le bastaría, como a los Mûmakil del Señor de Los Anillos. Los elefantes ya están acostumbrados a un cuerpo grande y a abrirse paso, así que uno un poco mayor no sería problema.

2

Pirograbados, Tomo 2

Publicado por Trablete a las 23:08 en , ,
En una visita a casa de mis padres, encontré mi primera manualidad con pirograbador, de la que hablaba en la entrada anterior sobre este tema. Es una tabla de tamaño folio, y nos valimos de papel de calco para traspasar el dibujo. Las estrellas están marcadas por fuera porque (iluso de mí) porque pensaba rellenar todo el fondo y dejar la luna de blanco. Menos mal que me advirtieron a tiempo.











Demos un salto de 25 años y situémonos en la actualidad. La siguiente es una cajita hecha por encargo, acordando previamente el diseño:


Y a cambio, yo obtenía este precioso Cthulhu de ganchillo:


De visita por el norte, me llevé el pirograbador para hacer un diseño sobre una mesa que sólo existía en mi cabeza (era redonda), así que fuimos a por un tablero de DM. El encuentro central son dos lascas entrelazadas. Vimos que era mejor no cargar mucho el espacio central, y así quedó finalmente:


Este tipo de tablero gana en uniformidad a la madera, y no te encuentras con zonas que se queman más rápido que otras. Por contra, la huella que queda al paso de la punta es algo más profunda y de bordes más pronunciados.

Aún en el norte, probamos la posibilidad de pirograbar con un soldador. Se comporta similarmente, quema la madera y puedes hacer tonos, pero bastante más lento. Quizá con un soldador de mayor potencia se pueda emular el comportamiento del pirograbador. Pero vamos. Para un apaño (uno pequeñito) puede valer.

En la caja del pirograbador, aparte de "Instrucciones para cambiar la punta. Paso 1: Avisa a tus padres", venían indicaciones acerca de la posibilidad de pirograbar sobre otros materiales. Del cuero decían que era un material más noble, para cuando ya tuvieses más práctica. Tenían razón. Esto fue lo primerito que hice sobre cuero:


La punta desliza mucho más fácilmente sobre el cuero. También lo quema más rápido que la madera. Es por ello que hay que mover la punta más rápido. Debe ser como la diferencia entre pintar al óleo y con acuarela. Jamás he pintado al óleo, que conste, pero me da esa impresión.

Con cuero hicimos esta bolsita para guardar el tabaco de pipa para un amigo. Mi mujer cosió y yo pirograbé:

La clásica amenaza a la reina con el caballo

También decoré unos brazales de cuero para un rol en vivo. Creo que me pasé un poco quemando:


Hice también en cuero un estuche para pinceles para nuestro informático particular, que también tiene su corazoncito y se dedica a pintar figuras de Warhammer. Por eso lo de las estrellas de ocho puntas en la tapa y el lomo. De nuevo, mi mujer cose y yo pirograbo: 


Volvamos a la madera. Con esto de hacer regalos, va uno aprendiendo la manera de comportarse de unas superficies y otras. De esta caja aprendí el valor de rellenar superficies en el sentido de la veta de la madera. Se casaba mi hermano, y como le gusta la simbología canaria, me puse a ello:


Como no me gusta el rollo Fuckencio y Trollencia, 30/02/2011, puse únicamente la fecha, en la parte delantera. Para ello rellené los triángulos interiores según la cifra que tocaba. 

Penúltimas noticias: Se han dado casos en que te compras un juego de cartas, y luego no tienes dónde meterlas, acaban desparramadas por el fondo de la caja del juego... No se preocupe, señora. En las tiendas de chinos está su solución. Las imágenes y lemas están basados en la serie de Canción de Hielo y Fuego: 

Casa Stark

Casa Targaryen

Para traspasar los dibujos, agujeré el papel del dibujo por sus puntos notables, y lo traspasé a las cajas. Era muy cómodo así; me recordaba a los juegos de unir números para descubrir el dibujo oculto.

En esta caja no me ocupé del dibujo, sólo de quemar el símbolo:


Y, finalmente, lo último que he hecho. Se trata de los símbolos que hay al principio de los capítulos de la saga de La Rueda del Tiempo, por orden de aparición:


Ésta fue de regalo de cumpleaños para mi mujer, hecho en un tiempo récord de dos tardes, documentación, orden, dibujo y quemado. Me estuvo doliendo el dedo de apretar el botón otros dos días, pero valió la pena. Escogí una de las impolutas tablas que venía en la caja del pirograbador para la ocasión. Espero que en el libro que queda para finalizar la saga no aparezca un nuevo símbolo.

2

Alfabeto Griego Maligno: My

Publicado por Trablete a las 20:06 en , ,
Conocí durante mucho tiempo a esta letra como Mu. En el Colegio Mayor aprendí que se pronuncia mi. Pero bueno. Mu o mi, aquí tenemos a su versión maligna:


Tiene cara de garrula, como si la mayoría de sus neuronas oliesen aún a nuevo.

La encontré por primera vez en el mundo real™, en la radio de mi hermano a modo de prefijo micro. A mi me parecía una p muy rara. En clases apareció en aquellos problemas de cinemática como símbolo del coeficiente de rozamiento. No me gustaban nada esos problemas. Menos mal que elegí una carrera en la que la cinemática no tenía cabida. Los edificios no van moviéndose por ahí de un lado a otro, y suelen quedarse en su sitio. Casi siempre.

Me vi en primero de carrera con un tocho inservible de apuntes de cinemática traídos de casa, que fueron sustituidos por los de mecánica estática, con la que me fue mucho mejor. Basta de problemas de cabras que se acercaban a velocidad constante a atacarlo a uno, armado con una única piedra que había que tirar en el ángulo correcto. Además, eso no es para adictos a la economía de movimientos. Su propio nombre lo dice:
  • cinemática (movimiento)
  • estática (reposo) 

Estaba claro cuál de las dos iba a conquistar mi corazón.

0

Imágenes que he tenido de papel tapiz

Publicado por Trablete a las 22:48 en , ,
No suelo cambiar mucho de papel tapiz, ni en casa ni en el trabajo. Ya no recuerdo que imágenes tenía allá por el 386, así que nos situamos en los tiempos de los Pentium II. A mi mujer, que en aquellos tiempos no estábamos saliendo (compartíamos baño en el Colegio Mayor) le regalaron una tableta digitalizadora. Ella había pedido un ratón inalámbrico, pero no hay mal que por bien no venga. La tableta, que aún funciona, es sensible a la presión, y se podían hacer cosas interesantes con el programa que traía. Con una herramienta de óleo hice este dibujo, que pasó bastante tiempo como fondo de pantalla:
 

En general, me gusta hacerme los fondos yo mismo. Con el extinto Corel PhotoPaint, creo que la versión 5, venía un diseminador de texturas. Después de diseminar una de bacterias, meterle efectos, y plantar encima un ambigrama de Scott Kim, me quedó lo siguiente:


Sí, aparecen caras donde menos te lo esperas. La raya clara inferior no se veía; estaba tapada por la barra de tareas de windows, así cabía la palabra entera en la pantalla.

Por aquellos tiempos, estuve trasteando con el linux, y en el escritorio tuve por costumbre poner un trozo de una imagen de Michael Whelan que se usó para la portada de un disco de Obituary:


Tras acabar la carrera, en mi primer curro de aparejador, tuve en la oficina una discreta foto del Teide que había sacado un amigo de la secretaria a bordo de su avioneta. La empresa fue creciendo un poco, llenándose de gente joven, se va cogiendo confianza... así que me permití poner esta imagen:


La cosa marchaba bien, nos conocíamos más y podía permitirme expresar cosas más acordes a mi concepto de belleza.
Una tarde, desde yonkis.com vi unas fotos de un grupo de música cuya cantante, antes de salir al escenario, se echaba por encima de su vestido blanco una garrafa de pintura roja. Me encantó. Hasta monté una presentación de las imágenes acompañada del Harmony corruption de Napalm Death:

video

Como era un poco heavy poner alguna de esas, puse una de los pies de la cantante sobre el escenario:


He de decir que mi ordenador no estaba de cara al público. A la parte técnica venía el jefe, mis compañeros de trabajo, y algún cliente ocasional. En ese caso, con dejar en primer plano cualquier ventana, bastaba. Bueno, para un arquitecto que nos caía fatal a todos, no hice el esfuerzo y soltó un "qué desagradable" que me supo a gloria.

Aún en este trabajo, descubrí las páginas dedicadas a lugares abandonados. Estuve tardes enteras en casa mirando fotos. Las que más me gustan son las de interiores, con objetos cotidianos cubiertos de polvo y decadencia. Así me fueron entrando ganas de poner una foto de esas como papel tapiz. Cada vez que me topaba con una posible candidata, me imaginaba a una de las secretarias exclamando ¿pero qué puta mierda es esto? y desistía. Menos mal. Al final, no me contentaba ninguna, e hice una composición con cuatro:


Luego cambié de trabajo. Nuevos compañeros, nuevos jefes, y nueva confianza. Estuve bastante tiempo sin papel tapiz, hasta que me decidí a poner la siguiente imagen:


Estuve bastante con ella, hasta que me cansé y puse esta otra, de los wallpapers de VladStudio:


Y luego vino la crisis. El estudio pasó a tener cero empleados, y yo salí de allí sin dar demasiada pinta de raro. Y en el último trabajo que tuve no permanecí el tiempo suficiente como para cambiar el papel tapiz que por defecto trae el Windows 7. Había visto por ahí un fondo de escritorio, hecho en paint, con una mesa, una silla y una estantería. Tenía el plan de dibujar algo parecido a mi puesto de trabajo real, con trazos ondulados, añadiendo una estantería en la que poner los iconos. Será para la próxima vez.

1

Un día tonto

Publicado por Trablete a las 09:55 en
¿Quién no ha tenido nunca un día tonto, de esos en los que no tienes ganas de hacer nada? Al menos unos cuantos músicos, como veremos ahora.

Existen muchas canciones que responden a ese concepto, con títulos como "Lazy day" o similar. Éstas son las que yo conozco:

Queen - Lazing on a sunday afternoon


Este título da en el clavo con el concepto, relegando al domingo este concepto. Por lo visto, es la canción más corta de Queen. Todo lo contrario a una tarde de domingo.
No hay que ver este día como un "mañana tengo que trabajar", sino como un tiempo en el que puedes relajarte. Yo suelo dibujar o leer mientras escucho cinco horas de buena y variada música.

Us3 - Lazy day:
Lazy Day by Us3 on Grooveshark

Conocí este grupo con su primer disco, que incluye esta canción. A fuerza de tanto escucharlo, se convirtió en mi preferido del grupo. Para quien no lo sepa, este disco está hecho tomando como base canciones de jazz de otros músicos. Es lo que ocurre cuando dejas a unos raperos hurgar en el catálogo musical de una gran discográfica. En este caso, la canción original es Goin' Down South, de Bobby Hutcherson.

Tok tok tok - Lazy day


Y como los días tontos suelen pasarse en un estado de aletargamiento general, mejor terminar con algo más tranquilito. Nada de cosas complicadas. Sólo contrabajo, saxo, teclados y voz.

Actualización:
A éstos también los conocía, que hay que recordármelo todo:


0

Vehículo para caracoles

Publicado por Trablete a las 21:33 en , ,
He estado entretenido en una idea un tanto extraña. Se trata de un vehículo en el que un caracol se puede montar y, con la fuerza de su avance natural, mueve las ruedas.

Vista trasera

Vista delantera, con el piloto a bordo

Está clara la manera de utilizarlo, ¿no?. El caracol sube por la rampa trasera, introduce la cabeza por el aro, y a correr arrastrarse a gran velocidad.
Obviamente, esto no es más que un concepto. Lo que pasa es que yo no sé hacer montajes en 3D, así que lo hago a lo rústico:

Planta, alzado y perfil izquierdo exteriores

El aro por el que mete la cabeza (4) sirve como punto de apoyo contra el cual desarrollar su avance. La superficie tractora (1) es una cinta transportadora que convierte el movimiento de avance natural del caracol en movimiento giratorio que acciona las ruedas:

Vistas del mecanismo propulsor

La cinta transportadora (no representada arriba) transmite su movimiento al engranaje (2). Éste se transmite al engranaje (3), el cual lo transmite a las ruedas mediante unas correas que van a sendos ejes delantero y trasero. El engranaje (3) es necesario para invertir el sentido de giro. Sin él, el título de la entrada hubiera sido "Mecanismo de huida para caracoles".

Los ejes del mecanismo sobresalen un poco porque sirven de puntos de apoyo para el armazón que soporta el peso del caracol y el empuje vertical ascendente de los ejes:

Estructura portante. En rojo, el recorrido de la cinta transportadora

Y bien. ¿Qué gana el caracol con esto? Algo de incomodidad, seguro. Subirse al vehículo no lo veo complicado; bajarse de él no lo veo tan claro. Como el mecanismo realiza una tracción directa, si quisiera retroceder, el vehículo comenzaría a ir marcha atrás. Que se eche a un lado, yo qué sé. Lo que se gana, principalmente, es velocidad. Pero, ¿cuánta?

Quité el polvo a mi Tomo II de Equipos de obra, lo abrí por el capítulo de engranajes, dispuesto a calcular la ganancia de velocidad. Allí decia, respecto de dos ruedas engranadas en movimiento que:

"La velocidad angular de giro de dos ruedas engranadas es inversamente proporcional al número de dientes de la rueda conducida respecto de la conductora"

Con esa premisa, me puse a hacer números, y me llevé una sorpresa. Resulta que el radio del engranaje (2), el que está justo bajo la cinta, es irrelevante. Lo que importa es lo pequeño que sea el engranaje (3) respecto del radio de las ruedas. Y es que, pensándolo bien, el engranaje de la cinta transportadora está conduciendo movimiento lineal, así que poco importa el radio; la distancia que recorres tangencialmente en la parte superior la recoge tal cual el engranaje siguiente.

Con las proporciones que he utilizado en el dibujo, el caracol puede desarrollar el triple de velocidad que con su movimiento normal. Eso quiere decir que en lugar de ir a 50 metros/hora, iría a 150 metros/hora. ¿No parece mucho? Es como si una persona fuese corriendo a unos 100 kilómetros/hora.

Enlaces a esta entrada
2

Camisetas

Publicado por Trablete a las 00:37 en
Otra manera de hacer regalos low-cost: pintar camisetas.

Hoy en día, ya se pueden imprimir en casa en papeles para transferir a una camiseta o, si el dibujo no es muy complicado, imprimirlo en acetato para hacer una plantilla y pintar a rodillo, con pintura para tela. O puedes pintarlas a pincel, que es a lo que me he dedicado yo. Primero lo trazo con lápiz blando, que se ve poquísimo según qué colores, y luego a pintar:


Ésta es de La Historia Interminable. Dice el Haz Lo Que Quieras del alemán original. Que las letras quedasen bien fue algo complicado. De hecho, la primera u la hice muy ancha, pero corregí a tiempo. Para las serpientes hice trampa; me hice una plantilla para que fueran idénticas. Menos mal que la cabeza de las serpientes era desde arriba. Mira que es complicado que una serpiente de perfil no parezca que sonríe.

Allá cuando Canción de Hielo y Fuego eran solo un par de novelas, compramos dos camisas negras para pintar el Juramento de la Guardia de la Noche. Y por delante, un cuervo. La fuente del Juramento es gótica; el plan inicial fue hacerla con un cálamo que habíamos hecho, pero salía el trazo muy grueso y tuve que hacerlo con el pincel del 2:



Esta camisa es bastante grande. El cuervo lo imprimimos en dos folios. Y para guiarme a la hora de dibujarlo, agujeré el papel por los puntos notables de las curvas, y los traspasé a lápiz.

El Juramento de cerca. Con el flash, se ven las líneas de guía y palabras a lápiz. Mientras lo hacía, me compadecía del pobre guardia. Como no me he leído los libros, para mí no era más que un texto sin conexión con nada más.

Pobriño.



Como habíamos comprado dos camisas, en la otra quisimos hacer algo sencillo y del caos. Al final, me puse con una estrella del caos bastante bonita. Quedó bastante bien;




De las siguientes camisas de las que quería hablar, no he encontrado fotos; sólo les puedo mostrar un fragmento de conversación del chat de google:

10:56           Yochacho, al final no le saqué fotos a vuestras camisas
10:57 Él: bueno
 Yo: si tienen tiempo, me hacen algunas
 Él: les hacemos nosotros las fotos y te las enviamos
 Yo: ok
  
                  gracias!

Qué bonitas  han quedado XD

Eran dos camisas con las fichas de personaje para Informático nivel 5 e Ingeniero nivel 10. Cada una tenía por detrás dos dados de diez caras, con un tres y un cero. Y es que los colegas cumplían por aquellas fechas 30 añazos. Parte del regalo era elegir los últimos datos de la camisa, y pintarlos allí mismo.

Lo último que he hecho en tela, es un pelele para un bebé, al estilo de las camisas humano nivel 1. Como a sus padres son más de Vampiro que de D&D, adaptamos las características y la ficha al juego:



Nótense los altos valores en carisma y manipulación. Y en apariencia. Que levante la mano quién no fue de pequeño el bebé más guapo del mundo.

Mi Propio Pastito Interior