1

Un día tonto

Publicado por Trablete a las 09:55 en
¿Quién no ha tenido nunca un día tonto, de esos en los que no tienes ganas de hacer nada? Al menos unos cuantos músicos, como veremos ahora.

Existen muchas canciones que responden a ese concepto, con títulos como "Lazy day" o similar. Éstas son las que yo conozco:

Queen - Lazing on a sunday afternoon


Este título da en el clavo con el concepto, relegando al domingo este concepto. Por lo visto, es la canción más corta de Queen. Todo lo contrario a una tarde de domingo.
No hay que ver este día como un "mañana tengo que trabajar", sino como un tiempo en el que puedes relajarte. Yo suelo dibujar o leer mientras escucho cinco horas de buena y variada música.

Us3 - Lazy day:
Lazy Day by Us3 on Grooveshark

Conocí este grupo con su primer disco, que incluye esta canción. A fuerza de tanto escucharlo, se convirtió en mi preferido del grupo. Para quien no lo sepa, este disco está hecho tomando como base canciones de jazz de otros músicos. Es lo que ocurre cuando dejas a unos raperos hurgar en el catálogo musical de una gran discográfica. En este caso, la canción original es Goin' Down South, de Bobby Hutcherson.

Tok tok tok - Lazy day


Y como los días tontos suelen pasarse en un estado de aletargamiento general, mejor terminar con algo más tranquilito. Nada de cosas complicadas. Sólo contrabajo, saxo, teclados y voz.

Actualización:
A éstos también los conocía, que hay que recordármelo todo:


0

Vehículo para caracoles

Publicado por Trablete a las 21:33 en , ,
He estado entretenido en una idea un tanto extraña. Se trata de un vehículo en el que un caracol se puede montar y, con la fuerza de su avance natural, mueve las ruedas.

Vista trasera

Vista delantera, con el piloto a bordo

Está clara la manera de utilizarlo, ¿no?. El caracol sube por la rampa trasera, introduce la cabeza por el aro, y a correr arrastrarse a gran velocidad.
Obviamente, esto no es más que un concepto. Lo que pasa es que yo no sé hacer montajes en 3D, así que lo hago a lo rústico:

Planta, alzado y perfil izquierdo exteriores

El aro por el que mete la cabeza (4) sirve como punto de apoyo contra el cual desarrollar su avance. La superficie tractora (1) es una cinta transportadora que convierte el movimiento de avance natural del caracol en movimiento giratorio que acciona las ruedas:

Vistas del mecanismo propulsor

La cinta transportadora (no representada arriba) transmite su movimiento al engranaje (2). Éste se transmite al engranaje (3), el cual lo transmite a las ruedas mediante unas correas que van a sendos ejes delantero y trasero. El engranaje (3) es necesario para invertir el sentido de giro. Sin él, el título de la entrada hubiera sido "Mecanismo de huida para caracoles".

Los ejes del mecanismo sobresalen un poco porque sirven de puntos de apoyo para el armazón que soporta el peso del caracol y el empuje vertical ascendente de los ejes:

Estructura portante. En rojo, el recorrido de la cinta transportadora

Y bien. ¿Qué gana el caracol con esto? Algo de incomodidad, seguro. Subirse al vehículo no lo veo complicado; bajarse de él no lo veo tan claro. Como el mecanismo realiza una tracción directa, si quisiera retroceder, el vehículo comenzaría a ir marcha atrás. Que se eche a un lado, yo qué sé. Lo que se gana, principalmente, es velocidad. Pero, ¿cuánta?

Quité el polvo a mi Tomo II de Equipos de obra, lo abrí por el capítulo de engranajes, dispuesto a calcular la ganancia de velocidad. Allí decia, respecto de dos ruedas engranadas en movimiento que:

"La velocidad angular de giro de dos ruedas engranadas es inversamente proporcional al número de dientes de la rueda conducida respecto de la conductora"

Con esa premisa, me puse a hacer números, y me llevé una sorpresa. Resulta que el radio del engranaje (2), el que está justo bajo la cinta, es irrelevante. Lo que importa es lo pequeño que sea el engranaje (3) respecto del radio de las ruedas. Y es que, pensándolo bien, el engranaje de la cinta transportadora está conduciendo movimiento lineal, así que poco importa el radio; la distancia que recorres tangencialmente en la parte superior la recoge tal cual el engranaje siguiente.

Con las proporciones que he utilizado en el dibujo, el caracol puede desarrollar el triple de velocidad que con su movimiento normal. Eso quiere decir que en lugar de ir a 50 metros/hora, iría a 150 metros/hora. ¿No parece mucho? Es como si una persona fuese corriendo a unos 100 kilómetros/hora.

Enlaces a esta entrada

Mi Propio Pastito Interior